Soy mujer. Ser mujer

SOLILENTE

Locas, histéricas, brujas, sabias, magas. Madres, hermanas, hijas, abuelas, suegras, nietas, nueras, sobrinas, tías, amigas.

Amantes. Amadas. Amables.

Fugitivas, nómadas, científicas, lectoras, escritoras, campesinas, creadoras, cocineras.

Mujeres. Sexo femenino. Dos ovarios, dos tetas, un útero.

Soy mujer. Y llevó clavada en mi sangre la historia de Sara, de Eva, de Lilith y de Bachué. Llevo pegada a mi piel la historia de un pueblo que sigue camino con la espalda abierta a latigazos.

Llevo en mi cuerpo las heridas abiertas de mi estirpe: aquella otrora nómada, ahora asentada alrededor de un fogón que calienta el espacio doméstico. Llevo esa palabra, lo doméstico, taladrada en mi lengua, tatuada en mis manos, clavada en medio del pecho, al ladito del corazón para exiggirle seguir latiendo, aferrada a mi ser.

Llevo, también, la rebeldía circulando por mis venas: sonroja a veces las mejillas, hace brillar los ojos y ha dejado algunas cadenas rotas al lado de…

Ver la entrada original 454 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s