Poder y resistir

 “Rara vez uso la palabra ‘poder’, y si lo hago, es siempre la abreviatura de la expresión que siempre uso: relaciones de poder (…). Lo que quiero decir es que en las relaciones humanas (…) el poder está siempre presente: me refiero a relaciones en las que uno desea dirigir la conducta de otro. Estas son las relaciones que uno puede encontrar en distintos niveles, bajo formas distintas, estas relaciones de poder son cambiantes, esto es, pueden modificarse a sí mismas, no se dan de una vez y para siempre (…). Estas relaciones de poder son, entonces, cambiantes, reversibles, inestables” . M. Foucault El poder no es sinónimo de violencia ni de prohibición, sino que permite generar discursos y prácticas, saberes y verdades, toda una política y ética de la existencia. Para evitar la violencia sobre el otro, las relaciones de poder deben ser reversibles, en continua modificación y evitando su fijación, su estatización, lo que da lugar a la asimetría entre los elementos que entran en la relación de poder. Resistir es, entonces, evitar y no permiitir que los flujos sedimenten.Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s