Una anotación sobre los filósofos de Robert Louis Stevenson.

Mapleforth

 

 

Robert Louis Stevenson, en Las tribulaciones de un joven indolente, da una pequeña anotación sobre los filósofos. Pero permítasenos, antes, dar un poco de contexto: a estas alturas, hemos leído muchas de las desventuras de Juan Nicholson porque, según escribe Stevenson, “no es mi propósito narrar las aventuras de Juanito Nicholson, que fueron numerosas, sino sólo sus más notables desventuras, que fueron más numerosas de lo que él hubiera deseado, y juzgando humanamente, más numerosas de lo que él merecía.” (Robert Louis Stevenson. “Las tribulaciones de un joven indolente”. p. 57.) Y ahora está a punto de contarle estas mismas a Flora, pues ella se lo pidió. Así, entonces, leemos lo siguiente: “La narración fue larga, y como el lector sabe, tuvo que ser muy dolorosa. Pero Flora escuchaba sin despegar los labios. Ni en una sola ocasión hizo las divagaciones sobre el destino humano que han…

Ver la entrada original 849 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s