El corsé: un gran fetiche

Sin sexura

 

La palabra corsé proviene del antiguo francés “cors” que era un diminutivo de “cuerpo”. Los orígenes del corsé se pierden en la antigüedad. Las mujeres de civilizaciones antiguas tales como Creta, Grecia, Roma, Egipto, Siria, usaban una especie de corsé para levantar el busto, afinar la cintura o en ocasiones también para practicar ciertos deportes que requerían trajes de soporte o constrictores. Pero no fue sino hacia los siglos XVI y XVII que el uso del corsé se difundió como una prenda usada por todas las mujeres, independientemente de su posición social.

A mediados del siglo. XVIII los corsés seguían siendo el centro de la moda. Contrario a las comunes concepciones acerca de los corsés victorianos, no todas las mujeres apretaban sus corsés al extremo y mucho menos a diario, sin embargo, el continuo uso del corsé extremadamente ajustado, les podía llegar a deformar la cavidad pulmonar, y provocar…

Ver la entrada original 141 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s